bocadillos de diálogos

A nosotros en profesorescreativos nos encanta utilizar diálogos en clase. Por ejemplo, usamos los guiones de nuestros vídeos. En esta ocasión te ofrezco una secuencia de ejercicios para la creación de diálogos en la clase ELE.

La idea de este post es ayudarte a ti como profesor a escribir diálogos que puedan ser más interesantes para tus estudiantes (con los que practicar gramática, léxico o una situación comunicativa cualquiera) pero también a llevar una actividad creativa y teatral a la clase ELE.

Primer paso, un diálogo “normal”.

Escribid un diálogo básico. Por ejemplo, un diálogo en una oficina de turismo, en una tienda de ropa, en la consulta del médico… Una situación comunicativa en cualquier contexto que necesites. Algunas normas:

  • Solo hablan dos personajes.
  • Deben tener al menos cinco líneas de diálogo cada uno de los personajes.
  • Se debe introducir el léxico, expresiones y fraseología específica que se haya estudiado. Algunos ejemplos: ¿Puedo pagar con tarjeta? ¿Qué le duele? ¿Te gustaría ir a la playa?
  • Hay que escribir un final abierto que permita continuar el diálogo más tarde. En el ejemplo de abajo vais a ver mejor a qué me refiero. Pero puede ser algo del tipo: Perdone, una última pregunta… o espera, ahora recuerdo algo…

Podéis escribir este diálogo base en grupos o, si lo preferís, lo escribís toda la clase de manera cooperativa y hacer los siguientes pasos por separado. Si queréis trabajar con un diálogo ya hecho, aquí os ofrezco uno en una tienda que, además, tiene que ordenarse.

Como ves la última frase  proporciona misterio, suspense e intriga y ofrece muchos caminos para los siguientes pasos. Después de la creación de diálogos o de que ordenéis el que os he ofrecido, empieza lo bueno.

Segundo paso: crea un conflicto, un problema para  los personajes.

Ahora tenemos que crear un conflicto, pensar en qué problema hay, qué relación existe entre los dos personajes, qué secreto va a decir María… Los estudiantes deben terminar el diálogo con, al menos, otras tres líneas de diálogo para cada personaje resolviendo este conflicto o problema.

Podéis jugar con el género y la edad de los personajes (pueden ser dos hombres, dos mujeres, de la misma edad, de edades muy dispares):

¿María es hija del dependiente? ¿Su madre, tal vez? ¿La amante de su esposo/a? ¿Está enamorada de él/ella? ¿No tiene dinero?

Tercer paso:  dale tres características a cada personaje.

¿Qué sabemos de los protagonistas? Pues nada en realidad. Ahora, después de saber cómo es la historia, tenemos que añadir tres características a cada personaje.

  • Algún rasgo físico importante para la historia.
  • Gustos.
  • Formas de hablar.
  • Crear una muletilla (siempre dice guay o madre mía)
  • Personalidad: serio, simpático, tacaño, …
  • Manías, costumbres.

No es necesario que estas características estén de manera explícita en el diálogo, pero pueden enriquecerlo aún más.

Cuarto paso: añade acción  al diálogo.

Para terminar añadimos acotaciones al diálogo (acciones que tienen que hacer los personajes). Cada grupo debe completar el texto con indicaciones como se le caen las zapatillas al suelo, le enseña una foto, llora, grita, está nervioso, se besan, llama por teléfono a la policía…

Con estas acciones, que pueden sumar comedia o dramatismo a la historia, nos quedará un diálogo más interesante.

Final: representamos los diálogos.

Para terminar cada grupo debe representar el diálogo. Será una actividad muy divertida tanto si todos trabajan con el mismo texto pero con finales diferentes como si cada grupo ha hecho un diálogo distinto. Es muy importante que el texto se haya leído virgen con anterioridad para que ahora se vea el cambio después del trabajo con los estudiantes.

También me gustaría decir que a veces me ha funcionado muy bien que el texto vaya cambiando de grupo, es decir, el diálogo lo escribe un grupo pero cada uno de los siguientes pasos será otro grupo el que lo haga, haciendo ruedas de cambio de  texto (si las normas de seguridad e higiene lo permiten, claro). Así, cada diálogo tendrá un poquito de cada miembro de la clase. Suena bien, ¿verdad?

Nada más, espero que te haya gustado esta propuesta y nos vemos en el siguiente post.

¡Hasta pronto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.